En efectivo, con tarjeta… o con el móvil El lanzamiento de Apple Pay y la generalización de los chips NFC impulsan el método de pago del futuro

Estamos cerca de pagarlo todo con el móvil, a pesar de que esta historia ha estado a punto de acabar como la famosa fábula de Esopo del pastor y el lobo. Tras años en los que los gurús no hacían más que decirnos que esta posibilidad ya estaba aquí, algunos habían comenzado a no creérselo. Sin embargo, el anuncio en septiembre por parte de Apple del lanzamiento de una pasarela de pago propia, Apple Pay, ha sido para muchos la confirmación de que en un futuro (no muy lejano) el móvil ocupará el espacio de la cartera. Apple Pay está integrada en la aplicación Passbook y, para activarla, solo tenemos que asociar a ella un número de tarjeta de débito o de crédito, que puede ser la misma con la que compramos en iTunes o en Apple Store. La solución de Apple se suma a Google Wallet, que ya funcionaba en dispositivos Android. Eso sí, de momento solo está disponible en Estados Unidos y no hay fecha para su llegada a España.