Nuevo dividendo digital, nueva modificación de canales TDT para dar paso al 5G

La CNMC publica su informe sobre el proyecto de real decreto del Plan
técnico nacional de la TDT
 Las cadenas de televisión abandonarán la banda de frecuencias de 700
MHz y dejarán paso a los operadores de telecomunicaciones móviles.
 La mudanza de canales obligará de nuevo a las comunidades de vecinos
a adaptar las antenas y a resintonizar sus televisores.
 La TDT representa actualmente el 76% de la cuota de pantalla en nuestro
país.

Madrid, 14 de marzo de 2019-. La CNMC acaba de publicar un informe sobre
el proyecto de real decreto por el que se aprueba el nuevo Plan técnico nacional
de la TDT. En este Plan se regulan aspectos clave para la liberación del segundo
dividendo digital que dejará libre la banda de 700 MHz (actualmente ocupada por
la TDT, Televisión Digital Terrestre). (IPN/CNMC/003/19)
El Gobierno ha decidido dar tramitación de urgencia para la aprobación de este
real decreto. La mudanza de las frecuencias asignadas a la TDT tiene que
producirse, según la determinación de las instituciones comunitarias, antes de
junio de 2020. Esta banda se destinará principalmente a los servicios avanzados
de comunicaciones electrónicas para impulsar los servicios de telefonía móvil de
quinta generación (5G).
La CNMC valora positivamente en su informe tanto la liberalización de la banda
de los 700 MHz como la garantía de continuidad de todas las licencias.
Además, la CNMC también considera positivo que se prevea, en línea con la
normativa comunitaria, que la banda 470-694 MHz sea utilizada para la
prestación del servicio de TDT, al menos hasta 2030. En esta banda se
mantendrá la oferta de canales existentes en la actualidad. Cada múltiple digital
tendrá capacidad para integrar cuatro canales de televisión en alta definición
(HD, High Definition), al tiempo que podrá continuar las emisiones actuales en
definición estándar hasta 2023, momento en que deberán evolucionar a alta
definición. Las cadenas podrán recurrir durante un tiempo al llamado simulcast,
una emisión simultánea en la antigua y la nueva banda, hasta que se muden
definitivamente de frecuencia.

Partiendo de la oferta actual de canales de los operadores de ámbito nacional,
los múltiples podrían quedar así tras la mudanza (naturalmente la oferta podrá
variar en función de los planes de los difusores, especialmente CRTVE que
obtendrá capacidad adicional, y según evolucionen los acuerdos actuales entre
difusores):

En este informe, la CNMC propone que, para evitar que se discrimine a
plataformas de difusión distintas a la TDT (como por ejemplo las satelitales), se
modifiquen las condiciones que deben cumplir las iniciativas públicas en la
extensión de la cobertura de la TDT, de modo que las Administraciones públicas
puedan obtener la conformidad de los radiodifusores de TDT para difundir sus
canales y contenidos (y ello con anterioridad a que culminen los procedimientos
de contratación), y que estos servicios de extensión de cobertura se presten sin
contraprestación económica por parte de los radiodifusores, en cualquier
plataforma tecnológica.

Asimismo, la CNMC entiende que la explotación de redes de comunicaciones
electrónicas que sirven de soporte para la difusión del servicio de televisión
digital en zonas donde no exista cobertura del servicio de TDT debe ser calificada
como una actividad “no disponible al público en general” y no en régimen de la
autoprestación.

De conversar con el móvil a hacerlo con el TV: así “piensa” la IA de tu tele

Este televisor me entiende, y sabe lo que digo

Últimamente se coloca la etiqueta de “smart” a un objeto cuando se le añade un procesador lo suficientemente potente. Sin embargo, eso no quiere decir que el objeto piense o tenga inteligencia tal y como la entendemos las personas.

Pero la potencia de cálculo y el modo en que esta se aprovecha sí implica que algunos televisores ya son más inteligentes que muchos de los teléfonos móviles que llevamos en el bolsillo. Algunos pueden incluso entendernos si les hablamos, como me ocurre con mi nuevo televisor.

Es un televisor LG OLED TV, que incorpora en toda su gama IA capaz de escuchar lo que tenemos que decir para, escuchándonos, realizar algunas acciones por nosotros.

Si los asistentes de voz han marcado un hito en los hogares, ya adelanto que incorporar Google Assistant al televisor aporta un plus considerable. Con esta gama de televisores podemos coger el mando e interactuar no solo con el televisor, sino con un universo de dispositivos conectados, como un termostato.

¿Qué puedo pedirle ya al televisor?

Encendemos el televisor con ánimo de ver “algo”, pero no sé muy bien qué. Una película, quizá, pero no sabría decir cuál. Hay tanta oferta que el elegir me tiene bloqueado unos segundos, hasta que recuerdo que tengo un mando Magic Control.

Lo cojo, le pido “busca películas de Navidad” y automáticamente el procesador conectado a internet hace el resto. La IA del televisor se pone a pensar y, tras bucear unos segundos en las bases de datos, en mi pantalla 4K aparecen varias alternativas. Por supuesto, la inteligencia artificial va mucho más allá.

El televisor también puede buscar los programas de noticias que más me interesan con una orden de voz (al igual que ocurre con algunos asistentes), e incluso puede reproducir fragmentos cortos de audio y vídeo en streaming para tenerme actualizado. Desde hace unas semanas, lo primero que hago al llegar a casa es preguntar al televisor por las últimas noticias.

Además, cuando no me convence la configuración de emisión de una película, serie o programa, le pido a la IA que ofrezca la mejor configuración y esta la adapta al contenido. Por ejemplo, “pon el modo cine” cuando voy a ver una película, algo para lo que soy bastante purista.

También puedo interactuar con el televisor y preguntarle datos sobre el programa que estoy viendo, como quién es el director o los actores; así como saber cuándo volverán a echar el mismo contenido en televisión o solicitar al televisor que se apague al finalizar el mismo, evitando un gasto de energía innecesario en caso de que nos hayamos dormido mi pareja y yo. Somos de los que se quedan fritos a última hora del día, y nos vamos a ahorrar un dinero en luz.

Esta IA conecta el televisor con mi casa

Más allá de las funcionalidades propias de un televisor, lo que me ha parecido más interesante de LG OLED TV es la capacidad de convertirse en un objeto más del IoT de mi hogar y controlar los pocos dispositivos conectados que tengo, como el termostato o las luces.

Esto es posible gracias a la oportunidad que dan los objetos conectados en red. Al igual que dispositivos como Google Home son capaces de controlar la lavadora o decirle a nuestro robot aspirador que se detenga, ahora los televisores LG incorporan IA capaz de hablar los protocolos de un número creciente de dispositivos.

Esto significa que puedo pedirle al televisor que suba la calefacción en mitad de una película (creedme, cuando tienes la tecnología, la usas) o que ponga las luces al mínimo sin levantarte del sofá. Durante los últimos años he visto cómo diferentes objetos se conectaban al smartphone vía WiFi con aplicaciones como LG Smart ThinQ. Ahora, también es un nodo de conexión “maestro” capaz de recibir y enviar órdenes a la vivienda, y ya tengo pensado adquirir a futuro algún automatismo más. Quizá en unos años pueda remodelar la casa en segundos usando simplemente la voz.